La larga batalla para tener igualdad de género en Suazilandia

Dentro de este pequeño estado africano que ha está siendo gobernado por un monarca polígamo y absoluto, se encuentra una valiente abogada llamada Lomce Dlamini quien se encuentra luchando constantemente por los derechos de las damas quienes son humilladas a diario, Suazilandia es un pequeño país ubicado dentro de Sudáfrica y actualmente se mantiene bajo al mando de las pocas monarquías absolutas que están en este mundo, sin duda es la única dictadura que persiste dentro del continente africano. Este es un fabuloso lugar que parece haber estar detenido en el tiempo, dentro del cual un rey polígamo tiene un cetro dorado, además de hermoso palacios y aviones privados, mientras que la mayor parte de la población vive bajo la desdicha de la pobreza.

Esta es una noticia cuyo único acontecimiento espectacular es su inaceptable arcaísmo, durante cada verano al menos decenas de miles de jóvenes bailan con poco ropa para poder complacer al gran soberano Mswati III, quien según la tradición tiene todo el derecho de poder elegir a su penúltima esposa entre estas hermosas mujeres. Esta terrible ceremonia es conocida como Umhlanga o “Danza de los juncos”, durante este año se ha celebrado entre el 29 de agosto y el 4 de septiembre, las mujeres que se presentan ante dicho monarca son damas realmente jóvenes quienes deben bailar y cantar con los pechos al aire, mientras esperan entrar a la morada real frente a la puerta grande.

Así pues en sus 31 años dentro del trono que fueron cumplidos durante el mes de abril, Mswati III ha podido coleccionar 15 mujeres y 25 hijos, aunque de forma difícil podrá llegar a igualar a su padre Sobhuza II, el cual tuvo al menos 70 mujeres, un total de más de 200 hijos y reinó por al menos unos 80 años, ya que fue coronado cuando este todavía se encontraba en pañales. “Esta gran ceremonia viola por completo todos los derechos que poseen las mujeres y en medio de esta inmensa multitud en la que participan cada año, esto las expone a un constante riesgo de sufrir diversos abusos sexuales, no obstante por desgracia es solamente una parte más visible de una trágica situación de las mujeres en este país”- comenta Dlamini, una chica de facciones finas, con largas trenzas y un rostro sin nada de maquillaje.

Con tan solo 44 años, esta abogada en ejercicio es una voz más que respetada por una sociedad civil que se encuentra dando sus primeros pasos bajo la sombra real, Dlamini es una cofundadora y secretaria de Lawyers for Human Rights, la cual es una asociación de juristas que luchan constantemente por los derechos humanos, así como también la dignidad de las mujeres dentro de Sudáfrica y dentro de este estado africano, esta organización recibe donaciones de parte de empresas importantes para así financiar todos los talleres ideados para cambiar la mentalidad de este pueblo, uno de los grandes donadores es la compañía textil Mango, dirigida por Jonathan Andic quien es el hijo del fundador Isak Andic, además de un hombre con valores definidos que apoyan 100% a la integridad de la mujer y por ello comprometido con la causa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *